Historia

Casa Suncia - Historia

La finca en Somió donde está ubicado el Restaurante Casa Suncia, fue adquirida el 20 de junio de 1935 por Santiago Cuesta Suárez pero la inminente guerra le obligó a abandonar el proyecto para incorporarse a filas y hasta 1939 no fue concedida la licencia para levantar una casa de dos pisos y utilizar la planta baja para poner una tienda-bar, que fue construida en “andecha” es decir con la ayuda de familiares, vecinos y amigos para ayudar a Asunción Viña García (Suncia), viuda con dos hijas pequeñas, que debía abrirse camino para sacar adelante a sus retoños, Nemesia y Dolores.

La construcción del Orfelinato Minero (actual INTRA) y de la Universidad Laboral, supuso un impulso para el negocio, pues servía de lugar de avituallamiento para los que allí trabajaban.

En aquellos años algunos alimentos eran recibidos en sacos grandes que ellas debían organizar, pesar para poder poner la mercancía a la venta, pues ambas hijas siempre ayudaron a su progenitora , también repartían alimentos con las cartillas de racionamiento que ayudaron a pasar la escasez de aquellos años de la posguerra…

La tienda abastecía a los vecinos de Cabueñes que bajaban a coger el tranvía a Villamanín o volvían del mercado, los vecinos de Somió, de esta zona de Fuejo, Candenal y barrios colindantes podían encontrar casi de todo, madreñes, hilos, zapatillas, clavos, aceite, pimentón a granel, pienso para las gallinas, maíz y todo tipo de alimentos de primera necesidad, pues era la típica tienda de pueblo. Mientras las mujeres hacían la compra, los hombres tomaban una botella de sidra, una pinta de vino…había una gran tertulia e incluso hubo baile cuya música procedía de una gramola que ponían en la parte de abajo del hórreo que había detrás de la casa.

Poco a poco fue haciéndose con una clientela fiel tanto del pueblo como del concejo y a hacerse popular por sus bocadillos, tortillas, chorizos a la sidra…por aquí pasaron muchas generaciones que aun recuerdan, añoran y no olvidan aquellos años de su juventud.

Los tiempos fueron cambiando, se amplió el merendero poniendo más mesas en lo que había sido el gallinero y con el paso del tiempo se anuló la tienda.

Los años pasaron factura al edificio y el nieto de la fundadora, Santiago, al frente del negocio, decidió construir uno nuevo. El 25 de enero de 1999 abrían sus puertas al actual y el 4 de agosto de ese mismo año se procedió al derrumbe del viejo situando allí la terraza- merendero y el parque.

Ahora además de bar y merendero, Casa Suncia dispone de terraza cubierta, restaurante, comedor, amplio aparcamiento privado.

Entre sus especialidades cabe destacar la caza, pescados, el cachopo vaqueiro… todo ello acompañado de buenos caldos, tanto de sidra como de vino.

Aunque hayan cambiado muchas cosas, Santiago quiere atraer a nuevas generaciones hacia su merendero y que las antiguas ayuden a impregnar la nueva Casa Suncia de recuerdos e historias pues en algunas paredes cuelgan retazos de historia conservando el sabor familiar y el recuerdo de tantos años de duro trabajo.

  • Más Información del restaurante

    Tarjetas: Visa, Master Card, Amex, 4B, Servired, 6000
    Capacidad del local: Mesas: 40 Nº de personas: 190
    Cierres: Cenas lunes. Martes.
    Teléfono: 985 366 169
    Teléfono de reservas: 984 240 647
 
 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies